Formación de público

«La fotografía de Carolina Ruival es un viaje en soledad. En cada imagen, busca dentro de sí misma más que afuera lo que intenta mostrar. Comenzó a idear este libro para dar voz a lo que resulta imprescindible, ante un grito ahogado de vulnerabilidad. Sus fotos son la respuesta inherente a su determinación, la urgencia por dialogar conscientemente con lo que tiene delante suyo. Cada disparo supone un alivio y a la vez un golpe brutal a su propia intimidad que se refleja también en su escritura.
Ella se fusiona con el entorno y lo muestra como un mapa de su propio ser, sereno, benevolente, hermanado con el silencio, en ese lugar solemne donde el tiempo transcurre más lento.
Mediante la utilización del collage encontró su particular visión del mundo y resultó ser un detonador de algún tipo de reflexión o interpretación más allá de una mera cuestión estética.
Iruya es una historia narrada en primera persona, que absorbió la fuerza de su compromiso con la gente que habita esta tierra sagrada y donde ella fotografió su propia sombra, como un testigo invisible en la imperturbable montaña colmada de ancestrales significados»
Rita Barrios, editora.